AFORISMOS DE MARTIN LUTHER KING

0
22

Conocido como Martin Luther King Jr. (Martin Luther King, hijo), fue un pastor bautista estadounidense, y luchador por el Movimiento de Derechos Civiles. Nació el 15 de enero de 1929 en Atlanta, Georgia, siendo hijo del pastor bautista Martin Luther King, y la organista Alberta Williams. Originalmente su padre y él llevaban por nombre Michael King, pero el Sr. King, padre, decidió cambiarse el nombre y el de su hijo para honrar al promotor de la Reforma, Martín Lutero (Martin Luther, como se escribe en inglés).
Primeros años

King creció en la sociedad profundamente segregada que imperaba en los Estados Unidos a mediados del siglo XX, en especial en los estados del sur. Cursó sus estudios básicos en instituciones educativas reservadas a la población negra. Obtuvo un grado en sociología, y luego en teología. Posteriormente se doctoró en filosofía en la Universidad de Boston.

A los 23 años, antes de obtener el doctorado, contrajo matrimonio con Coretta Scott, con quien tendría cuatro hijos. Posteriormente recibiría su ordenación como pastor bautista, tal como lo fue su padre.

Acontecimientos destacados

En 1955 ocurrió el incidente que dispararía la participación pública de King: el arresto de la costurera Rosa Parks por negarse a ceder su asiento a un hombre blanco en un autobús. King fue uno de los promotores del boicot a los autobuses, e hizo que se declarase inconstitucional este tipo de discriminación en el transporte público.

King continuó entonces en campaña para reivindicar los derechos de la población negra segregada, usando sobre todo el púlpito como vía de comunicación. Empezó a organizar protestas no violentas, a la cabeza de un grupo pacifista cristiano que había fundado.

King organizó protestas no violentas en ciudades como Albany y Birmingham, que le valieron agresiones y prisión, pero que al mismo tiempo estaban logrando que la mirada de la comunidad internacional se volviera hacia los Estados Unidos. El mensaje se centraba en lo contradictorio que era que un país que se consideraba a sí mismo cuna de la libertad, permitiera una situación tan degradante para sus propios ciudadanos.
A pesar de que la segregación era inconstitucional, existía el problema de que los grupos racistas tenían fuerte arraigo en varios estados, sobre todo del Sur. Los gobiernos de esos estados eran, o bien complacientes, o bien indiferentes, frente a las acciones de los grupos de odio, lo cual dificultaba la integración racial. Además, King lidiaba con las críticas de otros activistas negros, que desaprobaban su método no violento, como Malcolm X, líder del movimiento Nación del Islam.
El 28 de agosto de 1963 King convocó a una marcha a la ciudad de Washington, D.C., donde pronunció su famoso discurso, “Tengo un sueño” (“I have a dream”). Ese discurso ayudó a consolidar a King como líder de la lucha por los derechos civiles, y acciones posteriores contribuyeron a que el gobierno de EEUU instituyera el Acta de Derecchos Civiles, que hacía inconstitucional todo acto de segregación contra la población negra.

En 1964, por su lucha, es galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

Últimos años

A pesar del Acta, la segregación racial estaba profundamente enraizada en la cultura de los Estados Unidos, y King debió seguir combatiéndola. Pero su lucha se amplió a combatir el flagelo de la pobreza en su país, y a criticar, desde temprano, la participación de los EEUU en la Guerra de Vietnam. Su posición le valió nuevas enemistades entre los segregacionistas y grupos favorables a la guerra.

El 4 de abril de 1968 King es atacado a tiros a la salida del Hotel Montgomery, en Menphis. Las heridas le ocasionarían la muerte una hora después. Se acusó del atentado a James Earl Ray, que fue condenado a cadena perpetua, pero investigaciones posteriores revelaron que probablemente King fue víctima de una conspiración.

Legado

La lucha no violenta King ayudó a sentar las bases de una mejor convivencia entre blancos y negros en Estados Unidos, e inspiró a la lucha contra la segregación en otras partes del mundo. Se insistió en no fomentar represalias, sino en fomentar la coexistencia de personas de diferentes orígenes raciales.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta