“Cómo utilizar las palabras adecuadas”… con el Maestro Ariel Brandon

0
69

Llevamos décadas escuchando y leyendo redundancias, barbarismos, mal uso del lenguaje en radio, prensa, TV, publicidad y en cualquier clase de medios. Debemos erradicar de nuestro vocabulario todos esos términos que durante años, hemos escrito o pronunciado mal. Es nuestro deber, como usuarios de la lengua castellana, velar por su adecuado uso. Por eso, aquí mencionaremos algunas incorrecciones que se cometen y que se debe evitar cuando uno habla, más aún cuando escribe. Recuerden que las personas le juzgarán de acuerdo a cómo se expresa, ya que a través de sus palabras verán su nivel cultural e información.

1. De que y deque — por Ariel Brandon
Antes de que el sol mande su rayo
y después de que el mar traiga la ola
tiene el de que correcto, no le fallo;
antes de, después de, haga el ensayo
ya verá, antes que nada, surge sola.
Incorrecto es decir de que lo expreso
es el deque usado como un vicio,
es de un uso tan cruel de que es por eso
que al respeto tenaz que le profeso
lo pongo, antes que todo, en ejercicio.
Ahí está, como siempre, y no blasfemo,
el famoso temor al dequeísmo,
a personas letradas yo les temo
porque cortan de plano, el otro extremo
a pesar que lo digo sin sinismo.
Es mejor el pecar por ese deque
que al común de la gente libre expresa,
al letrado le da miedo que peque
no conoce la regla y es que fueque
la disculpa no vale, ¡Qué tristeza!

2. Didáctico (en y al) — por Ariel Brandon
A hacer didáctico el verso
me pongo en un santiamén,
ese alguien con quien converso
al centro del universo
lo llevo con no sé quién.
Allá en su interior me pongo
seguramente voy bien,
si voy hacia él, propongo,
un al tranquilo antepongo,
si estoy en su seno en.
Mi lado es tan sólo mío,
mis adentros igual, fiel,
de ti viene este gran lío,
de mí se colma el vacío,
también se llena de él.
Al lado mío es correcto
también lo es detrás de mí,
al lado suyo perfecto,
encima tuyo incorrecto
lo escribo después de ti.

3. Didáctico (Mío y de mí) — por Ariel Brandon
Yo les traigo ejercicio desdoblado
donde explica muy bien lo que usted tiene,
su interior es tan suyo como el lado:
“a mi lado está usted en otro estado
que a su gran interior hoy le conviene”.
Lo que viene detrás eso no es suyo
ni tampoco lo que haya por delante,
el entorno es ajeno, se lo argullo
con ejemplo bien claro y con orgullo
de mi entorno soy centro, eso es tajante.
El encima, el debajo, eso no es mío,
ni el delante, ni atrás, eso parece,
referente yo soy, de mí este lío
se desprende y avanza como el río
hacia un punto, al entorno pertenece.
Es encima de usted, no suyo encima,
ni es atrás, ni adelante, ni debajo,
no se es dueño ¡Por Dios! Eso no rima,
responder por el lado se le estima,
de su adentro le viene sin trabajo

PUBLICIDAD

Dejar respuesta