FILOSOFÍA DE EPICURO

0
59

Epicuro (341 a.C. – 270 a.C.), filósofo. Nació en la isla de Samos en el seno de una familia ateniense. Su padre, un maestro, le relegó la educación de Epicuro a varios filósofos; por su parte su madre, Querestrata, era adivina. Tuvo que trasladarse a Atenas a los 18 años para cumplir su servicio militar. Luego Epicuro desarrolló un gran espíritu crítico, siempre buscó enseñanzas más allá de las enseñanzas tradicionales de las escuelas, por eso se dedicó a cultivarse en la lectura de distintos filósofos. Así, fue alumno de un hombre llamado Pánfilo; discípulo de Platón, Epicuro adoptó las bases del idealismo platónico, aunque luego las consideró un fraude.

Después, comenzó a enseñar en Colofón. Luego de tener una cantidad considerable de discípulos, en el año 311, fundó una escuela filosófica en Mitilene, en la isla de Lesbos. Con cierta experiencia se convirtió en director de una escuela en Lampsaco. Volvió a la ciudad de Atenas, aquí divulgó sus doctrinas a un fiel grupo de seguidores.

Sus discípulos comenzaron a ser nombrados como los filósofos del jardín, esto porque sus reuniones tenían lugar en el patio de la casa de Epicuro. Con relación a esto, se crearon una cantidad de comentarios que buscaban manchar la reputación de Epicuro, afirmaban que en este jardín se compartían ideas trasgresoras de la sociedad. A pesar de ello, la escuela tomó fama en Atenas y sus alrededores, así que, estudiantes provenientes de Grecia y Asia Menor acudieron para incorporarse a la escuela de Epicuro, atraídos por el carácter e inteligencia de Epicuro.

Construyó una relación de amistad con Nausífanes, un filósofo atomista discípulo de Demócrito y de Pirrón, él fue una gran ayuda a la formación intelectual y filosófica de Epicuro, aunque muchos años después Epicuro dirigió contra él duras críticas e insultos. A partir de ese momento, se fue formando el epicureísmo, un sistema de filosofía muy conocido, pero también discutido por los modernos tratadistas del epicureísmo, en esta doctrina se sostiene fuertemente la idea que el placer constituye el bien supremo y la meta más importante de la vida. Con esto se refieren a los placeres intelectuales.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta