GIOVANNI BOCCACCIO (LOS TRES ANILLOS)

0
67

(1313-75). Escritor y humanista italiano, nacido en París, fruto ilegítimo de los amores de una francesa y un banquero toscano. Parece que su primera juventud transcurrió en casa de su padre, en Certaldo, cerca de Florencia. Enviado a Nápoles para que aprendiera la profesión mercantil, abandonó pronto este empeño paterno por el estudio del Derecho canónico y la afición a la poesía.

Sus amores con María de Aquino, hija natural del rey Roberto de Nápoles, terminaron de manera infortunada, mas colmaron su juventud e inspiraron todos los libros que escribiera antes del Ninfale fiesolano y el Decamerón. Al ser llamado de nuevo a Florencia en 1341, había ya iniciado y quizás terminado el Filocolo, su más larga novela en prosa, el Filostrato, que narra la historia de Troilo y Cressida, y la Teseida, poema heroico, imitación de la Eneida de Virgilio, compuesto en octava rima, metro que se considera invención suya. En Florencia escribió (1341-43) el Ameto, novela alegórica en prosa, versificada en algunos pasajes, la Amorosa visione, largo y festivo poema amoroso, y la Fiammeta, en la que parece haber invertido la verdadera situación de sus relaciones con María, pues la heroína, Fiammeta (María), describe su pasión por Pánfilo (Boccaccio) y el abandono de éste. Es la última composición que se basa exclusivamente en su gran amor. El Ninfale fiesolano, novela pastoril y su poema más logrado, señala ya una nueva orientación.

El Decamerón (1348-53), su más grande obra, consta de cien cuentos «jocosos» tomados de fuentes orientales y francesas o inspirados en escándalos y episodios contemporáneos. En sí, estos cuentos son soberbios, aunque a menudo licenciosos, y en ellos el sentido dramático de Boccaccio y su descripción realista de los personajes forman el primer eslabón sustancial en la historia de la novela entre el romance métrico medieval y la ficción moderna en prosa. El poeta realizó su postrer esfuerzo artístico en el Corbaccio —que tanto influyó en el Arcipreste de Talavera español—, sátira feroz, aparentemente autobiográfica, dirigida contra las mujeres y en particular contra una viuda esquiva a los galanteos de su caduco amante. Véase Decamerón.

Después de 1530 acometió la investigación humanística bajo la dirección de Petrarca y, como hubiese conocido a Dante, publicó su primera biografía, Vita di Dante (1477). Escribió además una serie de obras eruditas en latín, esencialmente recopilaciones de notas basadas en úna intensa lectura. Entre ellas cabe mencionar una enciclopedia geográfica, un compendio mitológico, dos colecciones de biografías morales: De claris mulieribus, vidas de mujeres famosas desde Eva hasta Juana, reina de Nápoles, y De casibus virorum illustrium, que trata de la vanidad de las empresas humanas desde los tiempos de Adán. Estas obras, de enorme popularidad e influencia en su época, pasaron a ser virtualmente libros de texto durante el Renacimiento. A Boccaccio se debe también la rehabilitación de Homero en el mundo occidental al apadrinar la traducción del poeta griego hecha por León Pilatos. La muerte de Petrarca en 1374 fue un rudo golpe para Boccaccio, que ya sufría de pobreza y mala salud. Florencia le nombró «expositor público» de las obras de Dante, pero murió antes de haber completado su comentario de la Divina Comedia.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta