GUSTAV MEYRINK (EL GOLEM 1)

0
84

El Golem es algo más que un libro cabalístico: su eminente vena onírica (de una importancia que no se puede desvelar aquí) lo convierte en una lectura de profundas resonancias sensuales, cargada también de un horror psicológico sutil, pero muy perceptible. Y es que la vida de Athanasius Pernath pasa casi por ser un sueño absurdo de una mente enloquecida, aunque lúcida en sus profundidades; como ocurre con el Golem, la vida del protagonista parece ser insuflada por alguna potencia desconocida desde fuera…
“Y del mismo modo que aquel Golem se convertía en una estatua de barro en el mismo instante en que se quitaba de su boca la sílaba misteriosa de la vida, me parece que todos estos hombres se derrumbarían sin alma en el mismo momento en que se borrara de su mente cualquier mínimo concepto o cualquier inútil costumbre, quizás un deseo secundario en algunos, quizás una oscura espera de algo indeterminado e inconsistente en otros.”
GUSTAV MEYRINK
“Nació en Viena, en 1868. Tuvo una infancia y una adolescencia conflictivas por ser hijo natural de un ministro wurtemburgués. Se sabe que trabajó primero en un banco y que estuvo a punto de suicidarse. Mientras frecuenta los círculos esotéricos de Praga, Munich y Viena, publica sus escritos sobre estos temas en la revista Simplizissimus. Se interesó siempre por los fenómenos paranormales y, en El dominio blanco (1921), escribió:“Se aproxima la hora en que el espiritismo va a cubrir la humanidad como una meca pestilente”. Corresponsal de Kafka y Thomas Mann, terminó sus días, al correr del año 1932, acusado de herejía: su nombre figuraba en las primeras listas negras de los nazis. Toda la obra de Gustav Meyrink es una constate búsqueda de lucidez, de la elucidación de los oscuros vericuetos de la actividad oculta y negada del hombre. Sus novelas más importantes son, además de las citadas, El rostro verde (1916) y El túnel en la ventana de Occidente.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta