JORGE LUIS BORGES (HISTORIA UNIVERSAL DE LA INFAMIA -2 Y FINAL-)

0
119

«Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja es la inocente voluntad de toda biografía.» (Fragmento del ensayo Evaristo Carriego, 1930)
Jorge Francisco Isidoro Luis Borges nació en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899. Desde muy temprano, desarrolló afición por la lectura y fue adquiriendo una gran erudición por influencia familiar. Gracias a una abuela paterna inglesa, su alfabetización fue bilingüe. A los 4 años, ya sabía leer y escribir y a los 10 ya había escrito su primer relato y publicado en un periódico local la traducción al español de un cuento de Oscar Wilde.
En busca de un tratamiento para la progresiva ceguera de su padre, en 1914 la familia se instaló en Ginebra, Suiza, donde Jorge Luis Borges cursó el bachillerato. En 1919 se trasladó a España, donde entró en contacto con el movimiento ultraísta y colaboró con poemas y crítica literaria en diversas revistas. Dos años después, regresó a Buenos Aires y participó activamente de la vida cultural de la ciudad, fundando con otros importantes escritores la revista “Proa”. En 1923, lanzó su primer libro de poemas, “Fervor de Buenos Aires”. Tras varias publicaciones, la consagración llegó en 1935 con su primer libro de cuentos, “Historia Universal de la Infamia”.

Para garantizar su subsistencia, trabajó como bibliotecario en Buenos Aires de 1938 a 1946. Sin embargo, en ese último año Juan Domingo Perón asumió la presidencia de Argentina. Como Borges se oponía enérgicamente al peronismo, se sintió obligado a renunciar y pasó a trabajar durante varios años como profesor de literatura inglesa y como conferencista itinerante. Con la caída del régimen peronista en 1955, Jorge Luis Borges fue nombrado director de la Biblioteca Nacional.

Durante esos años, el escritor inauguró el universo fantástico de sus narrativas, incluyendo dos de sus libros de cuentos más reconocidos, “Ficciones” (1944) y “El Aleph” (1949). También escribió diversos libros en coautoría con el amigo Adolfo Bioy Casares y con varios otros colegas.
Desde adolescente, Borges comenzó a padecer la misma enfermedad que su padre, sufriendo una pérdida casi completa de su visión en 1955. Siguió adelante dictando palabras, primero a su madre y luego a su alumna, asistente personal, amiga y finalmente esposa, María Kodama. Empezó a publicar libros bajo esa modalidad, sin nunca perder el oficio o la magia.

Borges recibió importantes distinciones de las más prestigiosas universidades y de varios gobiernos extranjeros, además de numerosos premios, entre ellos el Formentor, en 1961 (con Samuel Beckett), y el Miguel de Cervantes, en 1979. Por una u otra razón, el Premio Nobel siempre se le fue negado.

Jorge Luis Borges pasó sus últimos días viajando por el mundo al lado de María Kodama. Vino a fallecer el 14 de junio de 1986 en Ginebra, ciudad de su primera juventud, sin haber dejado hijos. La viuda de Borges es, desde entonces, la mayor divulgadora nacional e internacional de la obra del célebre escritor.
Obra
CARACTERÍSTICAS
Borges es reconocido sobretodo por su rica producción de cuentos y poemas, pero además escribió ensayos y otros textos teóricos como prólogos, antologías, traducciones, cursos y conferencias. También publicó más de 30 libros en colaboración con diversos autores, especialmente con Adolfo Bioy Casares, muchas veces utilizando pseudónimos. No fue adepto a escribir novelas, ya que prefería concentrarse en lo esencial. Su obra fue traducida a más de 35 idiomas, llevada al cine y a la televisión y musicalizada por grandes nombres como Ástor Piazzolla.

Los relatos borgeanos se construyen en base a una serie de temáticas recurrentes, como filosofía y metafísica; sueños, realidad ilusoria y fantasía; orden y caos; causa y efecto; memoria y olvido; tiempo y espacio infinitos; instantes y eternidad; universos paralelos; vida y destino de los hombres; ego y álter ego; misterio, violencia y coraje; utilizando para ello metáforas como laberintos, espejos, bibliotecas, relojes de arena, brújulas, ríos, tigres, círculos, puñales, ajedrez. A la vez, su faceta más autóctona se aprecia en historias de valientes gauchos y en diversos poemas sobre su ciudad natal, Buenos Aires.

Sus influencias más notables provienen de la literatura europea antigua y clásica, representada por autores como William Shakespeare, Thomas De Quincey, Rudyard Kipling y Joseph Conrad, y de la filosofía representada por Fritz Mauthner, Baruch Spinoza y Arthur Schopenhauer, entre otros. Aunque Jorge Luis Borges se declaraba ateo, su literatura también utiliza elementos de la Biblia, de la Cábala judía, del budismo y de la tradición árabe-musulmana.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta