RAINER MARÍA RILKE [VIRAJE DECISIVO]

0
77

Rainer Maria Rilke nació en Praga en 1875 en una familia de clase media-alta austrohúngara en la que el futuro poeta nunca encontró demasiado afecto. Su madre, que solo veía en él la imagen de su primera hija muerta y con la que Rilke mantendría una difícil relación durante toda su vida, abandonó el hogar familiar cuando él solo contaba con nueve años. De inmediato, su padre, un militar frustrado, lo obligó a ingresar en una escuela militar esperando que su hijo siguiera la carrera en la que él había fracasado. Los cinco años que el escritor pasó allí fueron para él horribles y, además, finalmente, fue rechazado por falta de aptitudes físicas.

De nuevo en casa, Rilke cursó estudios de Historia del Arte, Literatura y Filosofía primero en Praga y a partir de 1896 en Munich. En la capital bávara, Rilke encuentra a Lou Andreas-Salomé, antigua amante de Nietzsche y futura alumna de Freud, de quien se enamora profundamente. Ese amor se convertirá con el tiempo en una profunda amistad que influirá en su producción literaria y durará toda la vida del poeta. Ese mismo año, por influencia de Lou y para distanciarse de su familia, Rilke cambia su nombre de pila René –“renacido”, por su hermana muerta- Maria por el que utilizará siempre en adelante, Rainer Maria.

Con Lou, Rilke comienza lo que será una constante de su vida, sus continuos viajes. Durante ese final de siglo, viaja con Lou y su marido por dos veces a Rusia, donde conocerá a Tolstoi. Poco después, en 1900 se traslada a vivir a la colonia de artistas de Worpswede, cerca de Bremen, donde intima con la escultora Clara Westhoff, antigua alumna de Rodin, con la que se casará al año siguiente y con quien tendrá una hija. Sin embargo, poco después la pareja se separa definitivamente y Rilke se instala en Paris, para convertirse, en 1905, en el secretario de Rodin. Esta es una etapa de gran producción literaria, en la que destaca su colección de Nuevas Poesías, de 1907. A partir de este momento, aunque mantiene su residencia habitual en París, viaja por toda Europa hospedándose en casa de sus innumerables amigos y protectores, abandona poco a poco la prosa y se consagra a la poesía lírica.
En 1921, un industrial y mecenas, Werner Reinhart, compra para él la torre aislada de Muzot, en el Valais suizo, donde el poeta establece su residencia definitiva. Esta estancia de Rilke en Suiza se convierte en uno de los periodos más creativos de la vida del poeta. En 1922 concluye en apenas unos días las Elegías de Duino, mientras trabaja en los Sonetos a Orfeo. Sin embargo, en 1923 cayó gravemente enfermo de leucemia y tuvo que ser ingresado en un sanatorio. Temporalmente recuperado, todavía viajó a París durante unos meses y, de regreso en Suiza, mantuvo correspondencia poética con Erika Mitterer, para quien escribió aproximadamente 50 poemas en sus cartas. Finalmente, el agravamiento definitivo de su enfermedad lo obligó a ser internado en el sanatorio de Valmont, donde murió en 1926.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta