ROBERT BURNS (EL EPITAFIO DEL BARDO)

0
149

El epitafio del bardo (A Bard’s Epitaph) es un poema del romanticismo del escritor escocés Robert Burns (1759-1796), compuesto en 1786 y publicado en la antología de ese año: Poemas, principalmente en dialecto escocés (Poems, Chiefly in the Scottish Dialect).

El epitafio del bardo, uno de los mejores poemas de Robert Burns, cuenta la historia de un talentoso bardo que abandona la fama para seguir la vida salvaje. Sus aventuras, pero sobre todo sus contradicciones, quedan marcadas a fuego en su epitafio.

La imagen del bardo, básicamente un cantor y un poeta itinerante, probablemente representa al propio Robert Burns, así como sus aciertos y distracciones. No es casual que, con el tiempo, haya sido considerado como el bardo más importante de Escocia; es decir, su poeta más glorioso.
Nacido el 25 de enero 1759 en Alloway, Escocia, Robert Burns fue el hijo mayor de los arrendatarios William Burnes y Agnus Broun. Después de darle una educación rudimentaria, los padres de Robert le animaron a leer libros de autores contemporáneos importantes, así como de William Shakespeare y Milton.

Desde que era niño, Robert Burns hallaba el trabajo rural muy exigente y perjudicial para su salud. Rompía la monotonía escribiendo poesía y relacionándose con el sexo opuesto. Su padre murió en 1784, agotado y en bancarrota. Con el tiempo, Burns desarrolló una visión crítica sobre las instituciones religiosas y políticas que perpetuaban el rígido sistema de clases.

Entre los años 1784 a 1788, las relaciones ilícitas de Burns y sus hijos ilegítimos corrieron en paralelo con su escritura. En 1785, fue padre de su primera hija, Elizabeth, que tuvo con la sirvienta de su madre, Elizabeth Paton, mientras al mismo tiempo cortejaba a Jean Amour. Cuando Jean quedó embarazada, su padre le prohibió casarse y Jean honró los deseos de su padre, al menos por un tiempo. Enfurecido por el rechazo de Jean, Burns comenzó cortejar a Mary Campbell, otra chica local, y consideró huir con ella hacia el Caribe. La repentina muerte de Mary y el sensacional éxito de su primera obra publicada, mantuvieron a Burns en Escocia. Luego de que nacieran algunos otros hijos, Robert y Jean se casaron en 1788. La pareja tuvo nueve hijos, de los cuales sólo tres sobrevivieron a la infancia.

En medio del caos interno de su vida, Robert Burns publicó su primer volumen importante de versos, “Poemas principalmente en dialecto escocés” el 27 de julio de 1786. Los críticos elogiaron el trabajo y éste gustó a la gente del campo y sofisticados citadinos por igual. Burns partió hacia Edimburgo ese noviembre para disfrutar la gloria de su éxito.

Mientras estaba en Edimburgo, hizo muchos amigos cercanos, incluyendo a Agnes “Nancy” McLehose, con quien intercambió cartas apasionadas, pero no logró consumar la relación. Frustrado, comenzó a seducir a su sirvienta, Jenny Clow, quien le dio un hijo. En cuanto a los negocios, Burns trabó amistad con James Johnson, un editor de música en ciernes que le pidió ayuda. El resultado fue “Scots Musical Museum”, una colección de música tradicional escocesa. Cansado de la vida urbana, Burns se instaló en una granja en Ellisland en el verano de 1788 y finalmente se casó con Jean Amour.

En 1791, abandonó la agricultura y se mudó con su familia a Dumfrieshire, un pueblo cerca de la frontera con Inglaterra. Allí aceptó el cargo de excise officer esencialmente un recaudador de impuestos y continuó escribiendo y recopilando canciones tradicionales escocesas. Ese año escribió “Tam O’Shanter”, una historia veladamente autobiográfica acerca de un granjero bueno para nada, considerada una obra maestra de la poesía narrativa. A continuación, contribuyó a la editorial George Thomson con una selecta colección de arias escocesas originales en 1793. Este trabajo y el Scots Musical Museum constituyen la mayor parte de los poemas y canciones populares de Burns, incluyendo las bien conocidas piezas “Auld Lang Syne”, “A Red, Red Rose” y “La batalla de Sherramuir”.

En sus tres años finales, Robert Burns, simpatizó con la Revolución francesa en el extranjero y con la reforma radical en su país, ninguna de las cuales eran populares entre sus vecinos y amigos. Nunca en buen estado de salud, libró varios combates con enfermedades, posiblemente atribuidas a una consición cardiaca de toda la vida. En la mañana del 21 de julio de 1796, Robert Burns murió en Dumfries a los 37 años. El funeral tuvo lugar el 25 de julio, el mismo día en que nació su hijo Maxwell. Una edición conmemorativa de sus poemas fue publicada para recaudar dinero para su esposa e hijos.

Robert Burns fue un hombre de gran intelecto. Fue un pionero del movimiento romántico que inspiró a muchos de los fundadores del socialismo y el liberalismo. Considerado el poeta nacional de Escocia, el país y el mundo celebran “la Noche de Burns” cada año en su honor, el 25 de enero.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta