Y la llamaban fragilidad – Marta Millet

0
191

He aprendido que nunca hay que confundir el llorar con la debilidad, la sonrisa con la felicidad y las caídas con la fragilidad.

No me preguntéis cómo he llegado a escribir esto, solo sé que necesitaba arrancármelo del pecho.

PD: Muchísimas gracias, no por entrar en este vídeo, sino por todo vuestro apoyo, por vuestros mensajes de ánimo y por vuestra incondicionalidad.

Twitter: @martamillett
Instagram: @m.millet
Correo: martapuchesamsung@gmail.com

PUBLICIDAD

Dejar respuesta